Blue Flower

 Pasaron pocos meses desde que los estudiantes, después de algunos años de sufrimiento, finalmente recibieron los tan esperados diplomas. Desafortunadamente, algunos (y lo sabemos por experiencia propia y de nuestros compañeros) aún no saben qué hacer con sus vidas. No tienen trabajo, no obtienen ingresos y, como consecuencia de esto, están endeudados. Entonces, para evitarte pasar una situación así, te dejo estos 5 consejos para graduados sobre cómo planear el presupuesto.

¿Qué hacer si no tienes idea de cómo planificar tu presupuesto y por primera vez tienes que enfrentar al mundo? No te desanimes, después de leer este artículo conocerás los principales puntos relacionados con la gestión del presupuesto para graduados.

1. Calcula cuánto te costará vivir fuera del cobijo de tus padres

¿Sabes cuánto dinero necesitarás para comenzar a vivir separadamente de tus padres? No te apresures a tomar esta decisión, incluso si tienes pequeños ahorros, y estás a punto de ser contratado. Quién sabe lo que puede suceder: puedes ser expulsado después de un período de prueba, puedes odiar tu trabajo y marcharte en una semana.

Por lo tanto, antes de mudarte a tu propio apartamento, ten cuidado de tener suficiente dinero para pagar el alquiler y los servicios públicos durante el primer mes, para el transporte público, comprar alimentos, ropa, muebles, artículos para el hogar, entretenimientos y tener una cierta cantidad para un día lluvioso.

2. Empieza a controlar tus ingresos y gastos, tan pronto como sea posible

Abre una hoja de Excel y comienza a enumerar todos los gastos. Esto te ayudará a descubrir a dónde va tu dinero y cuáles son tus objetivos financieros. Además, sigue estas reglas:

Primero que nada, ahorra dinero

Toma como regla ahorrar dinero del salario, y luego pagar las facturas y el alquiler. Por lo tanto, si deseas ahorrar el 50% de su salario, pero con el dinero restante no puedes alquilar una casa, tal vez deberías encontrar un compañero de cuarto o posponer el cambio.

Fíjate en los gastos pequeños

Si compras un café con leche por 2 euros al día, gastarás 730 euros al año en él. Con este dinero puedes irte de vacaciones fuera del país. Toma el hábito de controlar tus gastos y determina qué gastos diarios debes reducir para ahorrar más dinero.

Empieza a ahorrar para tu retiro

Atrás han quedado los días en que podías encontrar un trabajo con un salario para volverte rico. Entonces, si no quieres terminar tus días en la pobreza, comienza a ocuparte de tu pensión ahora mismo. Tal vez, ahora solo tienes 22 años, y piensas que suena ridículo. Sin embargo, cuanto antes empieces a ahorrar e invertir dinero, tendrás una mayor cantidad al retirarte. Tendrás dinero suficiente para vivir en paz por el resto de tus días.

3. No dejes de vivir como estudiante

Cuando obtienes tu primer trabajo real, piensas que ahora puedes dejar de vivir como un estudiante pobre. Si es así, entonces estás equivocado.

Por supuesto, puedes gastar todo tu salario en salir con amigos, comer a menudo en restaurantes, comprar ropa nueva e ir a conciertos cada fin de semana. Sin duda, es divertido gastar dinero libremente, pero no alcanzarás tus objetivos.

Además, limitar tus gastos no significa limitarte la diversión, solo significa ser más inventivo. Por ejemplo, en lugar de ir al bar y gastar 100 euros en una botella de alcohol, puedes invitar a que te visiten tus amigos y gastar 5 veces menos. Y en lugar de gastar dinero para almorzar en el comedor, también puedes llevar tu comida preparada en casa.

4. No dejes el trabajo a tiempo parcial

A menudo sucede que las ganancias adicionales traen más ingresos que el trabajo principal. Esto, en consecuencia, te permite ahorrar más dinero y vivir mejor. Tal vez no sea tan divertido a los 20 años, pero créeme, cuando llegues a los 30 años, le agradecerás a Dios no haber dejado el segundo trabajo hace diez años.

5. Trata de pagar las deudas y ahorrar dinero al mismo tiempo

¿Qué pasa si tienes muchos créditos, pero quieres ahorrar dinero? Haz ambas cosas. Si tienes varios préstamos, trata de lidiar rápidamente con aquellos que tienen un mayor porcentaje de pagos en exceso.

Sin embargo, el deseo de deshacerse de las deudas rápidamente no significa que tengas que vivir de un salario a otro sin tener un centavo en el bolsillo. En caso de gastos imprevistos, trata de ahorrar un cierto porcentaje de tu salario para tiempos duros. Entonces, si de repente necesitas una gran cantidad de dinero, no obtendrás nuevas deudas, ya que tendrás una cierta cantidad para tales necesidades.