Blue Flower

 Las catas de vinos son consideradas como un verdadero arte. Va mucho más allá de simplemente juzgar un sabor, vivir la experiencia de una cata busca que aprendas a apreciar y descubrir todas las maravillas del caldo de la uva. Para lograr esto, es necesario poseer ciertos conocimientos previos sobre estas bebidas alcohólicas.

¿En qué consiste una cata de vino?

El arte de las catas de vinos está ligado a los sentidos. Para determinar la calidad de un buen caldo, es necesario utilizar la vista, el olfato y el gusto; incluso, el tacto y oído. De esta forma, podrás percibir todos los elementos que componen la esencia del vino.

Durante una cata, es importante tener cierta sensibilidad y sutileza al tener en cuenta estos tres principios fundamentales del vino: Análisis visual, análisis aromático y análisis gustativo. Todos estos detalles son esenciales para catar correctamente los elementos que elaboran al caldo.

¿Qué aprendes en los catas de vino?

En las catas de vinos, hay mucho por aprender y descubrir. Dado que ninguna cosecha es igual a la otra, es importante captar, detenidamente, las fugaces impresiones de cada copa. La técnica de la cata es realmente muy fácil de aprender, aunque no todo el mundo puede dominarlo.

-    Durante la cata, aprendes a identificar los colores y el aspecto del caldo. La vista es uno de los sentidos fundamentales durante la degustación, pues la tonalidad, brillo, intensidad y transparencia nos permite identificar de primera mano la calidad del caldo.

Inmediatamente, pasamos a los olores y aromas del vino, al mover ligeramente la copa, se activarán todas las esencias aromáticas del caldo. Entre ellos, el aroma primario; que forma parte de la elaboración del vino, el aroma secundario; propio de la fermentación, y el bouquet, un aroma personalizado que depende del tipo de caldo y su maduración.

 Finalmente, viene la degustación. El momento en que tomas un sorbo del caldo para identificar los diversos sabores y sensaciones que explotarán en tu paladar. Cada cosecha tiene un sabor distinto, y las reacciones son difíciles de describir en un primer momento, aunque con práctica podrás convertirte en un verdadero fanático de catar vinos.

¿Dónde aprender catas de vino en México?

En Ciudad de México, hay muchos cursos y talleres que puedes realizar para aprender la técnica de las catas de vinos. Cada uno maneja costos distintos, y algunos son más profundos que otros. Así que, la elección dependerá de cuanto deseas aprender. Algunos de los mejores sitios, son los siguientes:

Mundo Gourmet: En este curso de la Ciudad de México, te enseñarán la forma correcta de servir los vinos y como expresarte correctamente al momento de probarlo. El curso comprende 3 sesiones y tiene un costo de 2490 pesos.

Envinarte: Este taller de varios niveles (básico, avanzado y privado) sobre catar vinos a ciegas pondrá a prueba todos tus sentidos. Tiene un valor de 500 a 850 pesos y se ubica en Polanco y Santa Fe.

Nomad Sense: Cuenta con un costo de 1200 pesos por persona y, además de catar estupendos caldos, te enseñarán a maridar tu propia bebida, para finalmente degustarla en una terraza junto al acuario y un platillo de su restaurante.

Freixenet: Este curso se ubica en la carretera San Juan del Río Cadereyta, en una bodega subterránea a 25 metros de profundidad. Su valor es de 300 pesos y te enseñarán las formas tradicionales de la cata y elaboración de los caldos.

JW Marriot: En México, también encontrarás este taller sobre maridaje y elaboración de vinos blancos, tintos y espumosos. Se lleva a cabo en las instalaciones del hotel y es necesario solicitar una cena privada.

Recomendaciones finales.

  • Para disfrutar de todos los elementos que influyen en la elaboración de un buen vino en México, deberás dominar los tres aspectos fundamentales anteriormente mencionados.

  • Durante el análisis visual, lo primero que debes hacer después de abrir una botella, es apreciar su corcho. Este, debe estar impregnado ligeramente en el caldo, de este modo se determina rápidamente la calidad del líquido. Si el corcho presenta aromas extraños.

  • Si el corcho está en buen estado, debes proceder a llenar tu copa hasta un tercio de su capacidad. Recuerda agitarlo suavemente en frente de una fuente de luz, así puedes comprobar que el caldo no cuenta con sedimentos.

  • Recuerda mover ligeramente la copa para liberar los aromas del caldo. Es muy importante no detectar olores avinagrados, de ajo o papel, pues significa que el caldo está corrompido.

  • Los aromas de los vinos pueden calificarse como: Intenso, insípido, cerrado, discreto, neutro, aromático, expresivo, abierto o fuerte.

  • Toma un sorbo del caldo y remuévelo por toda la boca, mientras tocas tu paladar con la lengua, para identificar los sabores dulces, ácidos y amargos. Al tragar, las sensaciones persisten.